Pre-Header

NUEVO

Directrices de diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la PTI. Recomendaciones del GEPTI, Grupo de Trabajo de la SEHH1

Play
PTI y COVID-19

  • Como cualquier infección, (i) SARS-CoV-2 podría preceder un diagnóstico de PTI, (ii) si un paciente con PTI se infecta con SARS-CoV-2, esto puede favorecer descensos en los recuentos plaquetarios.
  • En situación de emergencia sanitaria, en pacientes con PTI de nuevo diagnóstico se debe valorar inicio de prednisona a 0,5 mg/kg/día, y los esteroides deben retirarse en un máximo de 8 semanas. Si el riesgo del paciente por comorbilidades es elevado, pueden usarse agentes no inmunosupresores.
  • Se recomienda evitar el rituximab porque puede disminuir la formación de anticuerpos de novo.
  • No hay datos que sugieran que pacientes que han sido sometidos a esplenectomía sean más vulnerables a la COVID-19.
  • Si un paciente con PTI desarrolla una enfermedad grave por COVID-19, se debe garantizar que recibe anticoagulación profiláctica y mantener las cifras de plaquetas superiores a 30 × 109/L.
  • En 2ª linea de tratamiento en paciente sin infección por SARS-CoV-2, pero en alerta sanitaria: en pacientes con corticosteroides o medicamentos inmunosupresores, el uso de AR-TPO y/o IVIG podría permitir la disminución gradual y, posiblemente, la interrupción de estos medicamentos.

PTI y COVID-19

1

Como con cualquier infección, las plaquetas podrían teóricamente caer si un paciente con PTI se infecta con SARS-CoV-2.

2

Los datos disponibles no parecen indicar que el riesgo de infección de pacientes con PTI sea superior al de la población general en cuanto a incidencia ni gravedad.

4

En pacientes estables no se aconsejan cambios terapéuticos y se recomienda disminuir la frecuencia del recuento de plaquetas. 

3

Se puede llevar a cabo la revisión de la mayoría de los pacientes con PTI por teléfono, aunque algunos casos (ancianos, agentes antiagregantes, antecedentes de hemorragias graves u otros factores de riesgo y aquellos cuya condición es inestable) pueden necesitar una monitorización más estricta. 

5

Se debe incidir en el distanciamiento social y en las medidas de higiene. 

6

Hay que aconsejar a los pacientes que presenten fiebre y tos que no acudan a sus citas y que contacten con su médico de atención primaria. Sin embargo, si presentan disnea deben ser dirigidos a la sala de urgencias hospitalaria. 

7

Aunque los AR-TPO pueden incrementar el riesgo trombótico, en estadios en los que ya existen infiltrados pulmonares, si el paciente se encuentra con esta medicación y esto posibilita que se administre anticoagulación profiláctica, no se recomienda la retirada. En estos casos, el ácido tranexámico se debe evitar.

AR-TPO: agonistas del receptor de la trombopoyetina; COVID-19: enfermedad por coronavirus de 2019 (del inglés coronavirus disease 2019); GEPTI: Grupo Español de Trombocitopenia Inmune; IVIG: inmunoglobulinas intravenosas; PTI: trombocitopenia inmune primaria; SARS-CoV-2: de las siglas en inglés de síndrome respiratorio agudo y grave (SARS) y coronavirus 2 (CoV-2); SEHH: Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia.

Contenido basado en las recomendaciones generales del GEPTI, Grupo de Trabajo de la SEHH1.
 

Imagen Parada

NUEVO

Directrices de diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la PTI

En colaboración con:

gepti sehh

¿Cuál es su valoración sobre el contenido de esta página?

Gracias por su valoración

    1.    Grupo de Trabajo de la SEHH y GEPTI. Directrices de diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la PTI. 2020. Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH).